jueves, 20 de diciembre de 2012

8/ Benicia, Justino y el deseo añejo




            Justino se acerca a la higuera apoyado en el bastón, tantea algunos higos y elige uno maduro. Benicia lo observa desde la silla donde cose unas enaguas. Él abre el fruto con delicadeza y una sonrisa le estira las arrugas de la cara. Se vuelve hacia su mujer, que rápidamente baja la vista cansada a la costura, y unos hoyuelos como dedales se le marcan en las mejillas surcadas. Benicia se pincha un dedo con la aguja, se lo lleva a la boca y alza la mirada.
            —¡Cómo me engatusaste, zalamero! —le dice. Luego alarga la mano para recibir la mitad del higo que Justino le ofrece abanicando la sonrisa—. ¡Anda, pon los higos a secar, zamacuco!
***
Con este microrrelato participo en la iniciativa de Acuática para que escribamos "Un cuento antes del fin del mundo". Si queréis esperar leyendo, AQUÍ encontraréis más de sesenta microrrelatos que son como el Amén de la literatura.



36 comentarios:

  1. Jjejejejej el que tuvo retuvo...

    Besos de fin del mundo desde el aire

    ResponderEliminar
  2. Me los estoy leyendo a toda prisa, antes de que corten la luz, por el fin del mundo.

    ResponderEliminar
  3. Estos dos ¡mira que me gusta "verlos"! Porque se ven en sus gestos y en esos hoyuelos como dedales. Bien por Justino, así la engatuso...
    Buen final del mundo, acompañando a estos dos.

    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Con micros como éste... Qué venga el fin del mundo, zamacuco!

    ResponderEliminar
  5. Vaya par de dos con más arte y salero. Me encanta ella, a la que siempre le cambio el nombre, tan ella, tan así y él tan zalamero.

    Un cuento dulce como ese higo que comparten.

    abrazos

    ResponderEliminar
  6. No son malos cicerones para saber cómo guiarnos cuando llegue el fin de nuestro mundo.

    Abrazos póstumos

    ResponderEliminar
  7. Vale la pena el micro solo por la frase "una sonrisa le estira las arrugas". Bueno, por lo demás también, pero esa frase me gustó. Feliz fin del mundo, Javier. Ah, y si encuentras los Cuentos para el andén, avísame, por favor, que te pasaré una dirección. Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Ximens, esto es el amor que perdura durante años y que esos pequeños detalles ayuda a alimentarlos.

    Felices fiestas, un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Qué sensibilidad la de este relato :).
    Si se me permite la crítica, siempre bienintencionada, la frase "que rápidamente baja la vista cansada a la costura" se me hace difícil de leer. Creo que quedaría mejor sin el "rápidamente" y el "cansada". No porque estén mal, sino porque le resta agilidad a la imagen.
    Pero no me tomes a mal esto, Javier, porque de verdad que me gustó el micro :).

    Mil besos,
    Inés

    ResponderEliminar
  10. Genial Ximens, me ha encantado. El lenguaje, los gestos, las emociones, perfecto.
    Se te está poniendo cara de Justino.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Dos adorables ancianos que sobreviven a todo. Muy tierno.

    Abrazos frutales.

    ResponderEliminar
  12. Me gusta, pero con este, me he quedado con ganas de que pase algo. Normalmente tus trabajos, acostumbran a hacer pensar, por eso al ser tan tranquilo y llanito, que no por eso feo, me ha dejado así, con ganas de más marcha.
    Claro también puede ser que yo no entienda y sea culpa mía, seguro....
    Un abrazo .

    ResponderEliminar
  13. Muy tiernos los abuelos! parece q seguiremos disfrutando de los higos ...no veo el fin del mundo! jaj

    ResponderEliminar
  14. Zamacuco... Siempre se aprende algo al venir a tu casa. Estos dos están dando mucho que contar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Estos dos viejitos son encantadores, la verdad.
    A mí me gustaría llegar a la edad que ellos deben tener y seguir con esas picardías. Es bonito, Ximens.

    Hoy no te he visto así que te deseo que disfrutes todo lo que puedas y te dejen.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  16. ...Y es que no hay que perder la ternura -nunca- aunque se acabe el mundo, razón de más.

    Besicos

    ResponderEliminar
  17. Me gustan muchísimo estos dos personajes tuyos, Ximens, creo que ya te lo he dicho. Pero hoy me pierdo con la intervención de ella, se come el higo o lo pone a secar?
    Volveré, como Chiquetete.

    ResponderEliminar
  18. Como adicto declarado de Benicia y Justino cualquier cosa que dice se tildará de proselitista.

    Ahora bien, me parece fantástico el perfume de complicidad cotidiana que tiene este micro, ese no desvelar el lenguaje propio de la pareja, contando -en la elisión- mucho de su vida.

    Aplausos, Ximens. Estoy seguro que algún día los tendré atrapados en unas páginas, aquí en mi casa.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  19. Si es que todo es cuestión de actitud

    ResponderEliminar
  20. Así ya se puede acabar el mundo, al menos sabemos que ha sido bien vivido.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  21. Lindos estos personajes, aunque ya lo leí la noche de marras, ahora lo releo, como voy haciendo con todos los demás y te digo que a estos dos el munda no se les puede acabar, tienen un mundo propio que a más de uno nos gustaría tener.
    Besos desde este nuevo mundo, que el otro ya se acabó (eso espero...).

    ResponderEliminar
  22. Jajaja, qué pillo Justino. No sé si decir que ahora me apetece un higo...

    ¡Gracias por haber participado! :)

    ResponderEliminar
  23. En la isla de la Gomera, que tiene cantos y bailes muy arcaizantes, hay un "tajaraste" que dice: ¡Ay, solito de los viejos!,caliéntame a mi la polla y a mi mujer el conejo.
    Un saludo Ximens con mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  24. Ya son como de la familia, Ximens. Y yo cuando llegue el fin del mundo quiero irme con ellos.

    Por cierto, ya se los echaba de menos.

    Un abrazo

    Miguel

    ResponderEliminar
  25. ¡cuánto me gusta esta pareja¡
    Me recuerdan a unos vecinos del pueblo que salen a pasear cogidos del brazo, siempre sonriendo.

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  26. Genial Ximens. Cuantas cosas hermosas se pueden decir con unas pocas palabras sencillas.

    ResponderEliminar
  27. Me gusta que sea él el que juegue y provoque con la fruta y que ella sea la seducida. Ojalá dentro de muchísimos años sea yo la protagonista feliz de una escena parecida.
    Un beso

    Pdt: Estoy de acuerdo con la indicación de Inés. Te copio unas palabras que dijo Gabo, al respecto del uso de los adverbios terminados en -mente. "La práctica terminó por convencerme de que los adverbios de modo terminados en mente son un vicio empobrecedor. Así que empecé a castigarlos donde me salían al paso, y cada tanto me convencía más de que aquella obsesión me obligaba a encontrar formas más ricas y expresivas. Hace mucho tiempo que en mis libros no hay ninguno, salvo en alguna cita textual."

    ResponderEliminar
  28. Esa conversación está llena de ternura y de buenos recuerdos compartidos en toda una vida.No me importaría nada que hubiera sido mi última lectura.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  29. Qué bueno Ximens, esta pareja es encantadora. Vaya recuerdos!!!

    ResponderEliminar
  30. Me encanta!!!! Qué fin del mundo ni que mayas ni que... si se tienen el uno al otro. Genial. Precioso. Tierno.
    saludillos

    ResponderEliminar
  31. Con todo su humor, y su pizca de ternura. Vaya par. Desde luego que haces que consideremos a Benicia y a Justino como seres muy reales, a los que podemos aspirar a ser en un futuro. En estos días donde todo es tan efímero, tan de usar y tirar, toda una lección de perpetuidad. Pero tranquilo, ya sabes, los arqueólogos no son de fiar ;).

    ResponderEliminar
  32. en tu linea! desde aqui te sigo leyendo. Claris

    ResponderEliminar
  33. Me gusta primero lo poco y lo muchísimo que tiene de fin del mundo, ya que se podía detener en ese preciso instante.
    Benicia y Justino ya hace mucho que nos ganaran.
    Por cierto, ¡qué verde con esa simbología del higo, zamacuco!

    ResponderEliminar
  34. :) llegar y llegar así al final del año y del mundo...que felicidad!!

    La misma que te traigo yo en forma de abrazo y beso, para ti, tu mujer y tus "niños" (incluido aquí al abuelo) que paséis buena noche y mejor año, que nos encontremos en proyectos y quedadas.

    Un abrazo enorme!!!!

    ResponderEliminar
  35. Monica Mabel Balladore3 de enero de 2013, 23:20

    ¡Qué preciosura de relato! seguro que no soy objetiva en lo que diré porque amo a esta pareja de personajes, la admiro entrañablemente. Pero esta escena de los higos es lo más. Desprende de tal manera el sabor que la boca se me hizo agua y tuve que tragar saliva. Todavía estoy pensando si comieron el higo o lo pusieron a secar. ¡Ojalá lo hayan comido!

    ResponderEliminar

Debido a la cantidad de spam que estoy recibiendo tendré que no admitir los "Anónimos".