miércoles, 19 de julio de 2017

Superabuelo

(Fotografía de Paco Jarillo)


            De mi abuelo heredé su sombra. Mi abuelo tenía el don y la gracia. El don porque en su paladar se veía una Cruz de Caravaca. La gracia porque lloró en el vientre de su madre. Así que no le mordían los perros rabiosos y tenía poderes. Por ejemplo, cuando íbamos al colegio, al entrar en el andén del metro, él levantaba la mano y el tren se detenía. Al cruzar las calles se situaba de espaldas al semáforo, se concentraba y hacía que el rojo se apagara y se encendiera el verde. Por las tardes, después de comer dejaba de respirar media hora y yo aprovechaba para ver los dibujos animados. Un día que fuimos al cementerio observé que al entrar en el panteón familiar desaparecía su sombra. Me dijo que aquello no eran poderes, que era por el sol, pero que cuando se fuera con la abuela me la dejaría como recuerdo. Ahora el abuelo se ha ido y he comprendido que me tomaba el pelo con lo del metro, el semáforo y dejar de respirar, pero me cuesta mucho explicar, a los que se dan cuenta, el motivo por el cual tengo dos sombras.

* * *
Este microrrelato ha sido seleccionado en el concurso Esta noche te cuento para ser incluido en el libro anual. El tema de la convocatoria era los superhéroes.
AQUÍ podéis leer el relato en la página de los organizadores, y en este ENLACE la relación de seleccionados y mencionados.

17 comentarios:

  1. ¡¡¡Lindo!!! Y tierno.
    Un micro que me ha gustado mucho. Causa: me ha llegado, no ha que explicarlo todo.
    Un abrazo grande, Javier.

    ResponderEliminar
  2. El relato genial coomo siempre . Enhorabuena . Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Genial el relato Javier, muy emotivo. Un placer que elijieras una fotografía mia para ilustrarlo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho Ximens. Me gusta ponerle voz de niño a las historias.

    ResponderEliminar
  5. Muy buen relato, Javier. Muy original el tratamiento del tema de los superpoderes.

    ResponderEliminar
  6. Con ésto entiendo más acerca de las sombras. Las mías me siguen. Ya qué.

    ResponderEliminar
  7. Dando en el clavo, como siempre. Felicidades. yo apenas conocí a mi abuelo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Buenísimo! Me ha encantado ese broche final que engrandece un relato sencillo, simpático. El lector queda sorprendido y atrapado. Con la boca abierta y una sonrisa.

    ResponderEliminar
  9. Un relato muy tierno, Javier, tú sí que comprendes el alma de niño que habita en cada uno de nosotros, ya adultos o algo así.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  10. Bonito y sorprendente final. Como buen micro que se precie de tal.

    Saludos y saludes.

    ResponderEliminar
  11. Hola Javier, qué gusto pasar por aquí. Tienes el nombre de mi padre y me da mucho gusto.
    Tu relato es muy hermoso, lleno de gratos momentos junto a tu abue. La verdad me hiciste recordar al mío,él también tenía un librito de oraciones de la Cruz de Caravaca, hasta me contaba que espantaba demonios de almas atormentadas.
    Gracias por visitar mi casita bloguera.
    Te dejo un abrazo gigante desde Perú.

    ResponderEliminar
  12. me gustan tus finales casi tanto como tus comienzos

    ResponderEliminar
  13. La ternura en letras, sin sofisticación pero con alma. Grande Javier.

    ResponderEliminar
  14. Delicioso relato, tan tierno, con esa pizquita de humor y un final mágico.

    Javier, te deseo un buen verano, nos leemos en otoño, pues estos calores espantan a las pocas musas que me acompañan.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  15. Hay magia en tus palabras Feliz verano muchacho
    con dos sombras no te sentiras liviano!!!

    ResponderEliminar

Debido a la cantidad de spam que estoy recibiendo tendré que no admitir los "Anónimos".